Ultimo momento
  Política
|
Minería | Educación | Turismo | Cultura | Salud | Justicia | Deportes | Municipales | Producción | Economía | Policiales y Judiciales | Candidatos 2017  
 
 
 
 
Últimas noticias
POLITICA
“Hoffman es un pollerudo, un títere de la mujer, que es la diputada Analía Brizuela”
 
CANDIDATOS 2015
SOEM Capital va por un nuevo aumento salarial / La pulseada con Raúl "Turco" Jalil
 
POLITICA
Nación le hizo una rápida ayuda memoria a Corpacci
 
 
 
SIN PELOS EN LA LENGUA || 2015-06-17 08:48:08
La “última” de Lucía Benigna Corpacci Saadi
imprimir enviar

CATAMARCA.- ¿Ciudad Satélite o Valle Chico? Parece ser una cuestión de nombres pero es más que eso. Es la definición de un proyecto. Hay que decir que la Gobernadora Lucía Corpacci se enfurece cuando la prensa o allegados se refieren a Valle Chico como La Ciudad Satélite ¿Por qué?

En primer lugar fue la Primera mandataria y los mismos funcionarios quienes comenzaron a hablar de La Ciudad Satélite, por entonces Valle Chico no formaba parte de sus expresiones elegidas, hoy cuidadosamente seleccionadas para no meter la pata aunque para eso basta recurrir al archivo.
Tras entender que, con esta referencia terminológica se desautorizaba o cuestionaba a sí misma la iniciativa de construcción de casas en la zona, justificando las observaciones de "aislamiento" con altos costos políticos, sociales y ambientales, ahora el oficialismo municipal y provincial quiere cambiarle el nombre ¿Qué delata o qué cambia hablar de Ciudad Satélite o Valle Chico? ¿Qué esconden Lucía y el intendente Raúl Jalil?

Sucede que éste no es únicamente una diferencia basada en el vocabulario que puede ser más o menos correcto. La construcción de 4000 viviendas en La Ciudad Satélite o Valle Chico implicó que esos terrenos urbanizados fueran revalorizados -con infraestructura y servicios, recursos y organismos oficiales de la Provincia- multiplicando el valor de las tierras propiedad de la familia Jalil. Antes de esa decisión "política" (agregaría tamibén "económica" atravesada por corrupción estatal), esos terrenos tenían un valor muy bajo. ¿Tráfico de influencia? ¿Negocio conjunto?

Sin agua, caminos ni luz, nadie, aunque les regalaran las tierras se hubiera ido a vivir en esa zona que pertenece al clan Jalil. Ahora, luego de esta intervención casi milagrosa del Gobierno provincial ¿cuánto cuesta cada parcelita de terreno en Valle Chico o La Ciudad Satélite? Cómo no estar agradecido a la Señora Gobernadora, no solo pagó con regalías mineras la deuda millonaria de OSEP a los prestadores y servicios médicos, acción política que benefició a la familia pionera en entender la salud como un negocio, sino que en esta oportunidad Corpacci cotiza tierras del intendente de la capital dotándolas de lo fundamental para que los Jalil potencien la veta de compra y venta de terrenos, alquiler, apertura de caminos, barrios nuevos, etc.

La "última" de Lucía Benigna Corpacci Saadi fue ceder terrenos en Valle Chico o La Ciudad Satélite para que la gente pueda utilizar créditos del Procrear y construir en ese lugar. Doble o nada. Como la necesidad habitacional es incuestionable, si se suma -e involucra- a entidades y funcionarios nacionales, es más difícil desentramar la corrupción Municipio-Provincia-Nación. ¡Bingo!, Está todo fríamente calculado.

Recordemos que Valle Chico o La Ciudad Satélite tiene informes de profesionales indicando la inconveniencia de construir en el lugar y hasta una denuncia penal por desconocer aspectos técnicos como el hecho de que se trata de una zona inundable. Por la distancia, los costos de transporte, los modos de subsistencia, y las faltas de garantías para cubrir demanda de seguridad y salud, ejemplos de Ciudades Satélites de provincias vecinas u otras partes del mundo fueron un fracaso con muchos problemas. Historia y actualidad de la que el Gobierno corpaccista no quiere oír. El negocio personal lo vale.

¿Ahora entienden por qué la Gobernadora no quiere sentir hablar de la Ciudad Satélite? Porque la compromete, la incomoda, la deja expuesta, en falta, le crea fama de corrupta y lo que es peor lo confirma. Prefiere ocultar en la palaba "Valle Chico" tremendo negocio que por el momento no quiere ni piensa traer al presente, por lo menos hasta que la Justicia se lo reclame. Empero, como en este país y en esta provincia los delincuentes de guante blanco no van presos, seguramente algún día, "Dios y la Patria se lo demandarán".

Por Juan Carlos Andrada
Redacción www.catamarca.la
Radio Mega Andalgalá 98.5
catamarcaperiodismocrítico@gmail.com

 
Noticia sponsorizada por
 
 
 
Concepto :: soluciones inteligentes