Ultimo momento
  Política
|
Minería | Educación | Turismo | Cultura | Salud | Justicia | Deportes | Municipales | Producción | Economía | Policiales y Judiciales | Candidatos 2017  
 
 
 
 
Últimas noticias
POLITICA
Pomán: ¿Estrategia turística? ¿Morbosidad? ¿Inconsciencia oficial?
 
CANDIDATOS 2015
El “sacrificio” de Corpacci al Dios Macri
 
MINERIA
Alumbrera no se va: De explotación
 
 
 
EDUCACION || 2015-09-09 03:13:13
Se cae el ministro más arrogante
imprimir enviar
CATAMARCA.- Puede haber una respuesta coyuntural del Gobierno para el reclamo docente, distinguiendo entre la idea de seducir a los gremialistas de manera individual, a los sindicalistas tomados en su conjunto, en tanto muy diferentes es por supuesto pensar soluciones que alcance a los trabajadores de la educación reconociendo la problemática del sistema educativo.
Si no hay conclusiones o síntesis que tengan que ver más con el docente de aula que con la lucha gremial o el apuro político que piensa en la comunidad educativa como una masa de votos a favor o en contra, estaríamos solo prolongando la agonía, mientras el sistema sigue en terapia intensiva. Una trampa mortal para grandes y chicos (maestros y alumnos).

Vale la pena mencionar aquí la desilusión que significó la política educativa del magister José "Chino" Ariza que por dignidad debería haber presentado su renuncia de manera indeclinable. Si como responsable de la cartera educativa no puede oficiar ni siquiera como interlocutor del Gobierno al que pertenece con el personal que tiene a su cargo, se tendría que haber ido solo. Por el contrario, su apartamiento se usó como herramienta de negociación para descomprimir la situación. Pero lo cierto es que hubo un colapso en la cadena de autoridad, con un Ministro sin poder y al que los gremios y los docentes desconocen.

¿Cómo Educación llegó a tan degradante estado de anarquía y desgobierno? Fue un combo de circunstancias que el Ministro supo arrastrar dilatando a propósito decisiones de fondo habladas reiteradamente en paritarias. Ahora esas temáticas técnicas discutidas hasta el cansancio se conjugan forzadas y salen en un contexto politizado por el mismo oficialismo. Ariza le echó nafta al fuego cuando le dio a la medida de fuerza un enfoque electoral -como le gusta decir al Gobierno a través de los medios adictos por fuerza de la pauta oficial (¿censura o autocensura?)-.

Precisamente con Juntas de Clasificación comandadas desde el Gobierno sin el debido co-gobierno docente que pone en duda la entrada y ascenso en el sistema de los propios docentes. Con supervisores que tampoco se respetan porque fueron elegidos a dedo. Sin concursos de directivos, pese a que lo prometieron y anunciaron con bombos y platillos. Observemos el daño: la autoridad también se perdió en las escuelas. Hay innumerables situaciones de esta naturaleza que en lugar de enmendar fueron menoscabando más y más al sistema.

El incumplimiento de la palabra llevó a que el problema fuera finalmente la "credibilidad" del Gobierno. Ariza se comprometió a muchas cosas que no cumplió y que hoy con la mediación del ministro político Gustavo Saadi curiosamente se proponen como alternativas para intentar destrabar el conflicto "momentáneamente".
El ministro Ariza está y no está. Según lo hicieron conocer desde Casa de Gobierno por una cuestión política electoral, el titular de Educación será removido del gabinete corpaccista en diciembre de 2015 con el cambio de ciclo. Mientras tanto tendrá que esconderse, guardarse, perfil bajo, desaparecer, llamarse al silencio.

Es que esta gestión desajustada se encuentra en directa relación con el notable perfil del ministro Ariza y sus colaboradores. El colapso no es casualidad sino una consecuencia de su arrolladora personalidad. Soberbia, sobreactuación, desconocimiento del sistema y de las dinámicas propias del mismo que nada tienen que ver con el mundo universitario del cual proviene el magister. Las movilizaciones, paros y marchas fueron también para repudiar esos giros autoritarios del Ministro, la arrogancia en el manejo de temas sensibles, su indiferencia, la actitud de desprecio y aires de superioridad que caracterizaron su escaso trato con los docentes de aula.

Por Juan Carlos Andrada
Redacción: El Aconquija / El Intransigente / www.catamarca.la
Radio Mega Andalgalá 98.5
catamarcaperiodismocritico@gmail.com
Tel Producción. 3834327666
Vía WhatsApp 3834327666

 
Noticia sponsorizada por
 
 
 
Concepto :: soluciones inteligentes