Ultimo momento
  Política
|
Minería | Educación | Turismo | Cultura | Salud | Justicia | Deportes | Municipales | Producción | Economía | Policiales y Judiciales | Candidatos 2017  
 
 
 
 
Últimas noticias
POLITICA
El audio donde Rivera y Jalil hablan de Lucía y Macri: “Si paran de robar y va a sobrar la guitaï
 
POLITICA
El Consejo de Seguridad Vial está lleno de burócratas que solo van a perder el tiempo
 
MINERIA
Litio: Una oportunidad para que los legisladores se reivindiquen con los pueblos mineros
 
 
 
POLITICA || 2017-10-19 12:12:54
Las 13 razones por las que Chico no fue a la interpelación
imprimir enviar

CATAMARCA  (Redacción).- Si todos los programas fueran tan “exitosos” como dice el ministro Raúl Chico, no se entiende el “faltazo” del funcionario a la Legislatura para explicar - aun en un contexto politizado- el “éxito” alcanzado por los productores catamarqueños, a partir de la gestión “exitosa” del ingeniero electrónico al frente de la cartera productiva.

 

Las 13 razones por las que Chico no fue a la interpelación 

1.- La primera conclusión es que no es lo mismo hablar suelto de cuerpo en los medios adictos al poder o con una pauta oficial, que dar respuesta institucional con los papeles en la mano sobre la eficiencia de los programas implementados por el ministerio y el uso de los fondos públicos.

2.- Según el ministro Chico –en conferencia de prensa-, hubo al menos 5 factores (helada tardía, altas temperaturas al momento de cosechar, ruptura de canal, productores sin compromiso que “no saben hacer tomate”, y la capacidad “limitada” de la planta para recepcionar la fruta) que “afectaron” la operación. O sea, -sin acusarlo de nada- es el reconocimiento por parte del ministro de que el Plan Tomate no fue un éxito.  

3.- Con cinco razones que alteraron el resultado “deseado”, tampoco puede ser que la culpa sea “reducida” a una sola causa o factor: el maldito fletero que no defendió el producto en la planta industrial solo porque supuestamente tiene una ideología política contraria a la del ministro. ¿Y los otros cinco factores son menos importantes que un simple transportista? El éxito (o fracaso) de un programa oficial de producción no puede descansar en la buena o mala voluntad de un fletero, implicaría reconocer que la gestión de Chico no tuvo esa “previsión” y que – más allá de toooodo lo que hizo desde el ministerio- el éxito del Plan Tomate “dependió siempre del fletero”. (¿En serio quieren que creamos eso?)  

4.- Pero, ¿si no hubiera habido cuestionamientos al Plan Tomate y la jugada salía bien, los porotos se los anotaba el exitoso ministro Chico? (Obvio).

5.- ¿Se plantó en la tierra de un funcionario para mostrar cómo se hace tomate y porque no se enteraba la producción comprometida? ¿”No llegar” con los kilos para la industria no es otro reconocimiento del fracaso del Plan Tomate? ¿Y, no les da vergüenza la exigua cantidad de tomate que sacaron de la finca  oficial “modelo”?

6.- Prever la capacidad de recepción de la planta industrial (se enteraron después que podían ingresar solo tres camiones por día) también era responsabilidad del fletero de apellido Martínez. Muchachos de AICAT, ustedes nos toman por giles. Me imagino a los docentes de la UNCA repitiendo en sus claustros hasta el cansancio que la cadena que ata la producción, la comercialización y la venta del producto depende de un eslabón inmanejable: el fletero, factor bruto ajeno al ingeniero agrónomo más determinante e importante que el calor, las heladas y la falta de agua. (Jajajajaja) Discupen, no pude evitar la carcajada.  

7.- Según los voceros del FJPV,  por pedir “explicaciones”, la interpelación al ministro Chico fue un “circo” montado por los legisladores del FCyS-Cambiemos y diputados peronistas disidentes. Y, el Plan tomate, el Plan mosto, el Plan nogal, el Plan camélidos, el Plan aceituna, el Plan lechuga, el Plan cebollita verde, el Plan sandia, el Plan melón, etc, etc, ¿no son “obritas de teatro” del mas “soberbio” de los actores que tiene el corpaccismo hoy, auspiciadas por los “grandes” medios de comunicación (clink caja) y cuyos resultados son absolutamente cuestionables solamente visitando el interior?

8.- Que los productores “supuestamente afectados” estén en la “oficina de al lado” en el ministerio de Producción, no significa que el Plan Tomate fue un éxito, sino que, por el contrario, implica que el productor no se conciben sin la “ayuda” del Estado. Prefiere callar y perder plata, antes que hablar y pelearse con el Estado. (Léase: fracaso de la producción en base a la política del subsidio). Como sea, circo o teatro, ¿qué tienen que ver las expresiones artísticas con la producción real y objetiva de Catamarca y con la rendición de cuenta de fondos públicos?     

9.- Esa es otra cosa. Chico le encomendó la operación del Plan Tomate a la empresa Agroindustrias Catamarca Sociedad del Estado (Aicat SE) –es decir, a Rubén Gil, Nicolás Allini y Hernán Vera- y, en lugar de deslindar responsabilidades, el ministro eligió la soberbia e insistir con que su gestión es exitosa y no comete errores. No hay “seres humanos” en el ministerio de Producción. Tal vez no sea corrupto el titular de Producción (la Justicia hablará dentro de unos añitos sobre la causa en particular) sino tan vanidoso que no puede con un genio altanero y arrogante que le deforma el buen juicio. Curiosamente la raíz etimológica de “vanidad” es: vacío, sin sustancia ni consistencia. De aquí que Chico no asistió a la Legislatura, aunque era lo que correspondía.

10.- El ministro Chico miente y, lo que es peor,  se miente. El fin justica los medios. Si hay que pisar cabezas y trabajadores, esa es la “virtud” recomendada en El Príncipe por Maquiavelo cuando se trata de “ganar o retener el poder”. Lo importante ahora es ganar en Santa María como sea, aprovechando que la sociedad esta “desinformada”, para seguir paseando la vanidad en la Legislatura y el mundillo político, aunque los productores estén c...

11.- Preocupa que Chico pueda ser senador y la segunda autoridad de la provincia. El actual ministro de Producción quiere el lugar del ex vicegobernador, Octavio Gutiérrez (que en paz descanse). El punto es que, con el faltazo a dar explicaciones, quedó en claro que, la sobrevaloración de lo que Chico dice hacer en Producción y la autosatisfacción personal, es proporcional a la desvalorización y subestimación del contexto y la institucionalidad.

12.- Un hombre mediático que anda buscando cualquier micrófono fácil, no cierra con la posibilidad de tomar la palabra frente a la oposición y compañeros peronistas que lo estaban esperando para que dé explicaciones de lo bien que le va a la provincia en producción.   

13.- El alto grado de soberbia seguramente desestimará este planteo. Es lógico, el ministro es un “grande”. A Raúl, hasta el apellido le queda “chico”.  Hablamos de un “referente” de la cultura narcisista local. No sé ustedes pero yo “elijo Catamarca”. Necesitamos gente humilde, modesta y sencilla en el poder.  Por todo lo antes dicho, el 22 vote Raúl Chico, senador.   

 

Por juan Carlos Andrada

Especial para El Intransigente (La verdad debe contarse entera… siempre)

 
Noticia sponsorizada por
 
 
 
Concepto :: soluciones inteligentes