Ultimo momento
  Política
|
Minería | Educación | Turismo | Cultura | Salud | Justicia | Deportes | Municipales | Producción | Economía | Policiales y Judiciales | Candidatos 2017  
 
 
 
 
Últimas noticias
POLITICA
Pomán: ¿Estrategia turística? ¿Morbosidad? ¿Inconsciencia oficial?
 
CANDIDATOS 2015
El “sacrificio” de Corpacci al Dios Macri
 
MINERIA
Alumbrera no se va: De explotación
 
 
 
PRODUCCION || 2014-06-14 14:56:23
Poco les importa la eficiencia
imprimir enviar
A principios de 2013, el Ministerio de Producción instrumentó en el marco del Plan Agroindustrial Provincial un precio testigo para la compra de uva en las localidades de Tinogasta y Fiambalá para la producción de mosto sulfitado, pero el valor de este producto cayó y su comercialización se complicó.
El Estado catamarqueño fue en pérdida al no recuperar lo invertido en la compra de la uva. La respuesta desde la cartera fue que la medida tuvo "un rédito social", ya que benefició a los pequeños productores de vid.
Los cambios en la instrumentación de la iniciativa de 2013 a 2014 no pasaron desapercibidos y sorprendieron las justificaciones oficiales. A fines de febrero del corriente año el Gobierno provincial anunció que fijaba un precio de referencia en Tinogasta de 1,70 pesos por kilo de uva cereza, solo que en esta ocasión sería para elaborar vino para su posterior comercialización, ya que las condiciones del mercado indicaban que no era conveniente producir mosto.
Sin embargo, la Provincia debió dar marcha atrás y elaborar nuevamente mosto sulfitado porque la bodega Saleme, con la que celebró el convenio, no habría estado en condiciones de elaborar vino. Una verdadera lástima que ningún técnico o funcionario del Ministerio de Producción no constatara con anticipación a la rúbrica del acuerdo que aquel actor fundamental del programa pudiera cumplir con el compromiso asumido.
Además, mientras en 2013 el agricultor recibía todo el valor de su producción días después que la entregaba, en esta campaña percibió un anticipo de cosecha del 25 por ciento y en tres cuotas, hasta octubre-noviembre, el porcentaje restante.
El ministro de Producción, Raúl Chico, indicó en el lanzamiento de esta segunda etapa que "el pago de contado no le es muy versátil a los productores". Curiosa explicación, más cuando con esta modalidad, como el pago se realiza con cheque a 60, 90 y 120 días, habrían aparecido quienes le cambian el cheque al agricultor por efectivo, y por supuesto se quedan con un porcentaje.

No es incompatible
Tras las primeras críticas a la continuidad del llamado Plan Mosto, el titular de la cartera productiva, Raul Chico replicó que la finalidad de la intervención no es que el Estado gane plata, sino que la producción vitivinícola salga adelante. O lo que es lo mismo, que la medida tiene "un rédito social".
Misma postura empleada desde el Ministerio (entonces encabezado por Ángel Mercado) para justificar las pérdidas de 2013. Ahora, ¿Chico da por descontado que este año el Estado provincial también irá en pérdida? ¿Para el ministro la eficiencia es incompatible con una acción de carácter social?
Lo ideal sería que el Estado provincial pueda conjuntamente mejorar la situación de los agricultores de vid y hacer un negocio que le permita capitalizarse para realizar nuevas inversiones. Es decir, lo contrario a concebir o disponer de los dineros públicos como si fuesen recursos que se pueden perder.

Fuente: Semanario "La Plaza"

 
Noticia sponsorizada por
 
 
 
Concepto :: soluciones inteligentes