Ultimo momento
  Política
|
Minería | Educación | Turismo | Cultura | Salud | Justicia | Deportes | Municipales | Producción | Economía | Policiales y Judiciales | Candidatos 2017  
 
 
 
 
Últimas noticias
POLITICA
“Hoffman es un pollerudo, un títere de la mujer, que es la diputada Analía Brizuela”
 
CANDIDATOS 2015
SOEM Capital va por un nuevo aumento salarial / La pulseada con RaĂşl "Turco" Jalil
 
POLITICA
Nación le hizo una rápida ayuda memoria a Corpacci
 
 
 
    
SIN PELOS EN LA LENGUA || 2014-10-01 04:31:35
Escándalo: jolgorio y ultraje en Casa de Gobierno de los atributos de mando de la Gobernadora
imprimir enviar
La Banda, el Bastón de Mando, el Sillón de Avellaneda y Tula, son símbolos de gestión gubernamental. Si estos son vulnerados, mancillados, desacreditados, deshonrados, despreciados, envilecidos, estamos frente a una situación de anomia del poder.
La simbología se respeta porque además son símbolos de gobierno. Ya el otro día, se filtró un foto de un funcionario de tercera línea, Juan Pablo Dusso, hijo de Rubén, el ministro de Obras Públicas, jugando en la computadora del Primera mandataria (foto secundaria), y que, por supuesto, ya inventó una excusa para justificarse una vez que conoció que la imagen se había colado en las redes sociales por descuido del propio oficialismo.
¿Casualidad? ¿Excepción? Parece que no, porque ahora, el hijo de un ex intendente belicho (foto principal) posa inconscientemente en una suerte de picaría en el Sillón de Avellaneda y Tula, dominio exclusivo por mandato popular de la Gobernadora, en otra instancia de zona liberada en Casa de Gobierno.

¿En qué condiciones gobierna Corpacci?
El protagonista del escándalo -cuya responsabilidad es compartida con autoridades oficiales y personal de seguridad - es Luis, hijo de Miguel Ángel Quipildor, dirigente del FPV y ex jefe comunal de la Puerta de San José (Belén). La hermana de Luis Quipildor, es secretaria de Corpacci, se llama Ana Soledad Quipildor y es probable que haya sido la fotógrafa. Hazaña atribuible solo a una juventud kirchnerista sin límites internos ni externos, a su entusiasmo y atracción por el poder que reside en Casa de Gobierno.
El problema es que, funcionarios y fanáticos del proyecto K, no solo estarían menospreciando los atributos y la simbología de mando, sino que marcan e indican el contexto, las condiciones, las circunstancias, el ambiente en el cual gobierna y administra esta provincia Lucía Corpacci.

Jolgorio en el despacho de la Gobernadora
¿Qué es este jolgorio en el despacho de la Gobernadora? ¿Qué es este ultraje a los atributos del mando concedidos por el pueblo catamarqueño a Corpacci para el periodo 2011-2015? ¿Qué explicación tiene las autoridades para esta ofensa a uno de los Poderes del Estado?
Dos cosas: 1) Falta de respeto hacia la Primera mandataria y el Pueblo todo 2) Falta de autoridad de quién ejerce el poder en Catamarca, que termina enterándose de muchas cosas que pasan en su entorno por los medios de prensa. La pregunta es ya para la Señora Gobernadora y con todo respeto ¿es consciente de lo que significa el Sillón de Avellaneda y Tula para los catamarqueños?


Gobernar sin reserva, sin intimidad, sin tranquilidad
El asunto es que no cualquiera puede entrar al despacho de la Gobernadora, un ámbito que debe tener una privacidad absoluta. Es ese lugar se toman las decisiones más importantes de la provincia.
Incluso, ningún funcionario debería tener esa "confianza". Es el espacio físico personal de la Gobernadora. Es "su" despacho, la oficina de trabajo donde puede haber documentación muy sensible para los intereses de Catamarca. ¿Y si se pierde algún expediente de su escritorio?
El planteo sobre qué pasa cuando no está la Gobernadora en su despacho y qué sucede estando ella presente, no es menor. Si la Primera mandataria no tiene este exclusivo ámbito de reserva ¿cómo puede gobernar tranquila? ¿Cómo podemos estar nosotros tranquilos?

"Casa de Gobierno no es un club social"
En ausencia de Corpacci sucede cualquier cosa. Pero cuando Lucía está presente, muchos funcionarios de su gabinete le faltan el respeto con excesos de confianza que la ridiculizan ante los ojos de la sociedad que termina creyendo que ella no puede tener el control ni siquiera de su despacho.
Para quienes entran y salen como "Pancho por su casa", hacen tours de turismo y se sacan fotos, hablan a los gritos mientras se toman un cafecito y utilizan la computadora oficial con datos confidenciales y privados, les advertimos y recordamos que Casa de Gobierno, y en particular el despacho de la Gobernadora, no es un club social.

Por Juan Carlos Andrada
Fuente: www.catamarca.la

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Para los kirchneristas que juegan en el "Sillón de Avellaneda y Tula", un poco de historia:
Juan Nicolás de Avellaneda y Tula (San Fernando del Valle de Catamarca, 9 de noviembre de 1786 - Tucumán, 11 de febrero de 1855), fue el primer gobernador de la Provincia de Catamarca, cargo que ocupó en el año 1821.
Nicolás realizó sus estudios en el Convento de San Francisco; siempre estuvo interesado en la política activa patricia. Contrajo matrimonio el 30 de noviembre de 1812 en Catamarca, con María Salomé González, su prima segunda e hija de Antonio Manuel González, comerciante gallego, y de Ana Rosa Espeche. Solamente tuvo un hijo, Marco Manuel Avellaneda y González, el «mártir de Metán», padre a su vez del presidente argentino Nicolás Avellaneda.
Fue uno de los hombres más destacados en la Revolución de mayo de 1810 en su provincia y uno de los más emblemáticos miembros de las asambleas.
El cabildo abierto reunido el 25 de agosto de 1821 declaró la autonomía de Catamarca y lo nombró primer gobernador de la provincia.


Exilio, regreso y fallecimiento
En años posteriores, debido a las disensiones internas en su provincia, Avellaneda y Tula se instaló en la Provincia de Tucumán, donde su hijo organizó la Coalición del Norte y llegó a ser gobernador. Luego de que Lavalle y La Madrid fueran derrotados, Nicolás de Avellaneda y Tula debió emigrar a Bolivia junto con su familia. Su único hijo fue ejecutado, lo que le significaría un duro golpe.
Regresó después de la Batalla de Caseros a Tucumán, donde vivió el resto de sus días.
A modo de homenaje, el sillón que ocupa el gobernador de la provincia de Catamarca y símbolo máximo de la posesión del cargo, hasta el presente se conoce como «Sillón de Avellaneda y Tula»

 
Noticia sponsorizada por
 
 
 
Concepto :: soluciones inteligentes