Ultimo momento
  Política
|
Minería | Educación | Turismo | Cultura | Salud | Justicia | Deportes | Municipales | Producción | Economía | Policiales y Judiciales | Candidatos 2017  
 
 
 
 
Últimas noticias
POLITICA
Pomán: ¿Estrategia turística? ¿Morbosidad? ¿Inconsciencia oficial?
 
CANDIDATOS 2015
El “sacrificio” de Corpacci al Dios Macri
 
MINERIA
Alumbrera no se va: De explotación
 
 
 
     
ECONOMIA || 2015-01-02 11:26:51
Catamarca: rol del “pobre” en la “cadena” de corrupción
imprimir enviar

CATAMARCA.- Marcelo Leiva es un vecino catamarqueño que perdió un ojo trabajando hace aproximadamente tres meses. Marcelo quema carbón y cortando leña se le incrustó un palo en la cara. Desde entonces su vida ha sido más difícil de lo que ya era.

Marcelo vendió lo que tenía para hacer frente a la adversidad. Actualmente debe tomar varios calmantes que le permiten soportar el dolor y tirar hasta el final del día mientras realiza alguna changa, la mayoría de las veces en plena siesta. De lo poco poco que gana –a veces no saca nada por día-, el 50% va destinado a remedios.

El leño que por desgracia se le clavó en uno de los ojos está afectando los nervios de la cara  e incluso el otro ojo, lo que implica que su visión vaya disminuyendo paulatinamente. Leiva debe hacerse estudios y someterse a una intervención quirúrgica pero no tiene obra social y con los escasos fondos que maneja apenas le alcanza para comer y comprar los medicamentos para aplacar los dolores que lo persiguen desde la trágica jornada del accidente. 

Volvieron y se llevaron hasta el ripio

Este hombre vive en el Barrio Ongolí en una zona que hace mucho fue olvidada. Sin trabajo estable, Marcelo consiguió que el gobierno le hiciera dos piezas pero hace tres años que la empresa encargada de la edificación paró dejando el trabajo a medias.

Lo más escandaloso es que, aun estando frente a una evidente emergencia habitacional, con la totalidad del material acopiado para terminar la construcción, un día, la empresa levantó todo, incluso el ripio, y nunca más volvió. La firma de la maniobra se llama -o llamaba- DASER S.A. 

O bien al gobierno necesita tres a cuatro años para terminar dos piezas, o a la empresa no le pagaron y decidió cobrarse con el material sin terminar el trabajo, o en algún papel -del IPV  o la secretaria de la Vivienda- figura que se pagó pero la construcción no se concluyó, sin que ningún control oficial, Concejo Deliberante o Tribunal de Cuentas advierta que aquí tenemos otro hecho de estafa con empresarios y políticos corruptos haciendo negocios con plata del Estado.

 

El pobre siempre puede esperar

Es decir que, esta empresa trasladó el material, hicieron una cuarta parte de las piezas y luego mandó a retirar el material de construcción restante con el que se debía finalizar la tarea prometida por el gobierno. En tres años, una de las piezas llegó a construirse hasta cierta altura pero sin poder techarla. La familia Leiva tiró plástico negro para comenzar a habitarla.

La otra piecita se construyó por la mitad, con columnas diminutas que evidentemente refleja la mala calidad de la obra para, supuestamente, hacerle un bien y mejorarle la calidad de vida de estos pobladores que -en general- permanecen en el olvido.   

 

Nostalgia: Políticos eran los de antes, hoy son empresarios/comerciantes

Las sospechas de corrupción crece en estos casos donde los que padecen la injusticia y sacan la peor parte son los pobres que confían en la “buena fe” de empresarios y gobernantes. Lo llamativo para los vecinos que conocen el caso de Marcelo es que, teniendo prácticamente “todo”, las habitaciones finalmente no se entregaron como correspondía, de acuerdo a la urgencia de la familia Leiva y los recursos enviados para tal fin. ¡Qué diferencia marca la probidad y vocación de los políticos de “antes” con los que hoy quieren hacer todo con el pico, políticos de medio pelo, que empieza varias cosas y no termina ninguna bien y que termina haciendo negocios con la necesidad de pobre!.  

El negocio de los pobres y la complicidad de los organismos de control y la Justicia

No queremos pensar que los materiales fueron a parar en la casa de algún funcionario o puntero político que aprendió a evadir controles para hacer de la pobreza otro de sus negocios. Son empresario de la pobreza, polítiqueros que hacen plata con los pobres, o gracias a los pobres.

Claro que también “ayuda” que los responsables de controlar la utilización de los recursos públicos, miren para otro lado.  Actitud que tampoco creemos sea “gratuita”.   Al perecer ya no hablamos de un funcionario corrupto o un empresario corrupto sino de una cadena o proceso de corrupción que los gobiernos hace rato tienen bien aceitado, al punto de haberla naturalizado con la complicidad de otros Poderes del Estado.   

 

Redacción: www.catamarca.la / www.catamarcaconfidencial.com
Fuente: Programa "Juegos de Poder" (Juan Carlos Andrada/Fabián Ávalos -fotos-)
FM Argentina 102.9/ Radio Mega Andalgalá 98.5/ FM Nueva Coneta 95.3

 
Noticia sponsorizada por
 
 
 
Concepto :: soluciones inteligentes