Ultimo momento
  Política
|
Minería | Educación | Turismo | Cultura | Salud | Justicia | Deportes | Municipales | Producción | Economía | Policiales y Judiciales | Candidatos 2017  
 
 
 
 
Últimas noticias
POLITICA
El Consejo de Seguridad Vial está lleno de burócratas que solo van a perder el tiempo
 
MINERIA
Litio: Una oportunidad para que los legisladores se reivindiquen con los pueblos mineros
 
POLITICA
“Gutiérrez es un fracaso, RFC un meterete y estaríamos mejor si desaparece Denett”
 
 
 
SIN PELOS EN LA LENGUA || 2015-03-02 05:18:59
La hora del “vale todo”
imprimir enviar
CATAMARCA.- La persecución dentro de la Policía puede llevar incluso a armar una causa con supuestas pruebas. El problema es que, si le inventan una historia a un miembro de la propia fuerza para encontrarlo culpable porque molesta dentro o por orden de Casa de Gobierno, qué podemos esperar el resto de los ciudadanos.
Efectivamente, la pregunta es: qué garantías tenemos los catamarqueños con estas maniobras -promovidas y ejecutadas por la Policía- que pueden implicar o complicar a cualquier vecino, atento a que, al parecer, con una "orden desde arriba" hasta testigos se pueden conseguir.
Aunque no se entienda o cueste creerlo, estamos expuestos a ese tipo de "riesgo" por parte de quienes deben "cuidarnos" si nuestra conducta no responde al poder de turno. Menos mal que en la Justicia algunas cosas se detectan y logran frenarlas aunque sea con el lento paso que caracteriza sus tiempos.

Gracias a contactos en el Poder Judicial -que insisten que debemos confiar en las investigaciones y los procesos judiciales- accedimos a una causa donde, tras ser acusada de hurto con pruebas inventadas para perjudicarla, Claudia Barros DNI 25.598. 691, personal de las fuerzas policiales de Catamarca, fue finalmente sobreseída (de acuerdo a la sentencia 001/15, Fiscalía de Instrucción 2, firmada por el juez de Garantías, Porfirio Acuña). Obviamente que las conclusiones y las consecuencias lógicas desprendidas de estas persecuciones no son del doctor, son nuestras.
Barros fue víctima de un armado de causa por razones políticas e institucionales cuyas contradicciones en la conducción policial es cada vez más difícil ocultar. La numeraria de la Comisaría Seccional Séptima fue acusada de hurtar un casco de motociclista propiedad de otro agente con el solo fin de echarla de la policía porque denunció en reiteradas oportunidades una serie de irregularidades coexistentes e ilógicas con la función y rol que la institución debe desempeñar en la sociedad. Todo esto sucede en estricto conocimiento del subsecretario de Seguridad, Juan Pablo Morales, y el ministro de Gobierno, Gustavo Saadi de la gestión Corpacci.
El punto es que siendo personal de la fuerza de seguridad, la empleada policial fue denunciada por la propia Policía donde además se puso de testigo a otro uniformado con filmaciones de la comisaría pero que la Justicia desestimó por considerar que en la demanda había "dudas insuperables". ¡Por Dios! Para sacarse la gente de encima -si toca intereses o algunos negocios con fondos públicos- no existe ningún límite. Vale todo.

No obstante no deja de asustar que cualquiera de nosotros se encuentre en estado de vulnerabilidad. Esta posición podemos ser señalados como responsables en una amplia variedad de delitos donde -si quisieran- hasta podrían plantar droga en nuestros vehículos y domicilios, me refiero siempre a los que quieren romper con el statu quo y denuncian la corrupción existente entre el poder político y el poder policial. Mientras, el delito y el robo crecen en Catamarca.
Les pedimos a los legisladores y -si fuera posible- a alguna entidad o funcionario nacional que pongan la lupa en estas maniobras administrativas que también son delictivas y que pueden camuflarse como sumarios o investigaciones de inteligencia. El objeto seria analizar si detrás de éstas operaciones inescrupulosas no convergen intereses políticos con privilegios internos dentro de la institución policial que conduce Julio Gutiérrez. Mejor empezar ahora considerando que ningún catamarqueño está exento de padecer una injusticia si el poder de turno entiende que su presencia "molesta".


Por Juan Carlos Andrada
Redacción www.catamarca.la / www.catamarcaconfidencial.com
FM Argentina 102.9 / Radio Mega Andalgalá 98.5

 
Noticia sponsorizada por
 
 
 
Concepto :: soluciones inteligentes