Ultimo momento
  Política
|
Minería | Educación | Turismo | Cultura | Salud | Justicia | Deportes | Municipales | Producción | Economía | Policiales y Judiciales | Candidatos 2017  
 
 
 
 
Últimas noticias
POLITICA
El Consejo de Seguridad Vial está lleno de burócratas que solo van a perder el tiempo
 
MINERIA
Litio: Una oportunidad para que los legisladores se reivindiquen con los pueblos mineros
 
POLITICA
“Gutiérrez es un fracaso, RFC un meterete y estaríamos mejor si desaparece Denett”
 
 
 
SIN PELOS EN LA LENGUA || 2015-04-16 02:11:14
Peronismo darwinista: la supervivencia del más apto
imprimir enviar
CATAMARCA.- Es increíble cómo pasa el tiempo y cómo cambian las cosas, los escenarios, las opiniones. A cuánto estamos de aquel histórico triunfo del 2011 cuando se impuso el tridente kirchnerista Corpacci - Mera - Jalil al Frente Cívico y Social ¿Tres años y pico? Parecen tres décadas.
Si bien hablamos de los mismos actores (Lucía Corpacci, Dalmacio Mera y Raúl Jalil) lo que cambió es el equilibrio interno que solía tener el triunvirato que logró contener al peronismo y devolverlo al triunfo tras 20 años de gobierno radical.
Por entonces Buenos Aires (centro de decisiones) tuvo mucho que ver con la armonía de fuerzas que permitió calibrar los temperamentos locales. Además, sin los votos arrastre de Néstor y Cristina, más el aporte de operadores nacionales, la hazaña no hubiera sido posible en Catamarca.

Pero por qué cambiamos, o mejor dicho, quién cambió de los tres: Lucía, Mera o Jalil. No es una pregunta sicológica sino política. El existencialismo es para la gente que le gusta bucear en las complicaciones, prefiero las respuestas simples.
Lucía no supo construir poder y perdió el equilibrio existente que permitía la armonía con el merismo y la Renovación Peronista. La diferencia entre Mera y Jalil es que el intendente se plantó como Frente Renovador (algo "distinto" al FPV) y el Vicegobernador "no sacó los pies del plato". Mientras Jalil le calcula el daño al kirchnerismo adelantando las elecciones en la capital, el corpaccismo por soledad y desesperación le ofrece ser el segundo en la fórmula gubernamental aunque se muere por dentro por pasarle aunque sea una factura al "Turco".

En los últimos meses, Corpacci se durmió (sería el colmo que "en los laureles"). Mientras, como sabemos, la vorágine política es una trituradora de carne. Atento al calendario electoral, la Gobernadora catamarqueña tendría que haber acompañado al FPV antes, durante y después en Salta. Tal vez especuló demasiado, cuando no debía. Corpacci no se animó a llegar tras conocerse los resultados de las PASO salteñas. Tarde para arrepentirse de lo que no se hizo.

Atento como lechuza en una noche cerrada, Mera no dejó pasar la oportunidad. En ese pestañar de ojos de Corpacci, el Vicegobernador participó de un acto en la Rosada encabezado por CFK, viajó con Scioli para estar con Urtubey en el último tramo de la campaña y horas más tarde para festejar junto a dirigentes nacionales y el Primer mandatario salteño. Jugada de pizarrón.
No obstante lo que le quitó el sueño al corpaccismo (y terminó de despertarlo de su sueño ganador por tener el aparato del Estado) ha sido ver a Scioli bajar del mismo avión con Mera el pasado martes en la visita que el gobernador bonaerense hizo a la tierra de la Virgen del Valle. El enojo del sector que lidera Lucía es proporcional a la expectativa que había de entender la presencia de Scioli como el acto de lanzamiento de la reelección de Corpacci. Son muchos errores políticos en poco tiempo potenciado por el alto nivel de suposición e imaginación.

Esta lectura la hacen en la Rosada y no se le escapa al común de los mortales. Esconderlo es tonto. En la jerga peronista es la supervivencia del más apto. No se puede culpar a nadie por eso sino a nosotros mismos sea por exceso de confianza o autosuficiencia falsa.

¡Que tengan buen día!

Por Juan Carlos Andrada
Redacción: www.catamarca.la/ www.catamarcaconfidencial.com
Radio Mega Andalgalá 98.5

 
Noticia sponsorizada por
 
 
 
Concepto :: soluciones inteligentes